miércoles, 29 de agosto de 2007

Exclusivo: cómo el FBI descubrió a Antonini Wilson


Las fuentes son coincidentes. Esta es la historia:
Dos agentes del FBI llegaron al condominio VIP de Miami donde supuestamente se encontraba escondido el venezolano de los 800.000 dólares. Uno de los agentes tocó el timbre y se identificó:
-Abran, estamos buscando al sr. Antonini Wilson, en nombre de la justicia planetaria, de Néstor Kirchner y del mismísimo presidente George W. Bush.
-(una voz de hombre que intentaba pasar por voz de mujer): No, se equivocan, aquí no vive ningún Antonini Wilson.
-Señor, por favor, déjese de joder y abra.
-(sin abrir la puerta y aflautando aún más la voz): Noooo, le digo que aquí no vive, señor mío.
-Abra o tiramos la puerta abajo.
-(después de unos instantes la puerta se abre y aparece un hombre con peluca de mujer y una pollera cortita que deja ver sus piernas peludas).
-Su tarjeta de identificación, por favor.
-Aquí mismito no tengo.
-Usted es Wilson.
-No, no.
-Pero es igual.
-Es que soy su hermana menor.
-Tiene un peinado raro...
-Es que me tomó por sorpresa y no me peiné para usted, bombonazo.
-Sr. Wilson, va a tener que acompañarnos.
-Bueno...no se puede arreglar con unos miles de dólares.
-¿Cuánto?
-10.000, digamos.
-Marche preso, además de chorro, avaro.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

esto es muy grave Profesor, ¿cree que el FBI está realmente preparado para lidiar con esta clase de gente?

El Profesor dijo...

Por supuesto, señor Anónimo, el FBI ha lidiado con gente como Pepita la pistolera, los hermanos Marx y Arnaldo André. Los preparan para eso.

Nani dijo...

yo me pregunto y le pregunto a todo el ambito profesoril, qué hariamos si el Profe no nos informara la verdad ¿eh?
gracias Profesor

carloncho dijo...

cuales son sus fuentes? son confiables? a veces me da duda

El Profesor dijo...

Sr. Carloncho: dude de todo y de todos, pero no dude de mi, jamás le voy a decir una cosa por otra. Como mucho podré mentirle descaradamente, pero no más que eso, que es lo que hacen todos los medios todo el tiempo. Y no se lo avisan.